Si me diste la gran alegría de leerme, deja un comentario para que mi felicidad sea completa

martes, 26 de octubre de 2010

EN QUÉ QUEDAMOS, PELONA...


Aquí en México, cada pocos minutos muere una mujer aquejada de cáncer de mama o miles al año a causa de alguna enfermedad pulmonar o cáncer por tabaquismo; o en algún accidente automovilístico, o simplemente, por una gripa mal cuidada o por resbalarse en el baño, o porque se atragantó mientras hablaba y comía, o porque lo picó una araña (son muchos los muertos por ésta causa); o violadas, descuartizadas y abandonadas en los desiertos del norte; o por la causa que ustedes quieran imaginar, pero son muchos los muertos diarios que tenemos que contar. A veces, son seres que queremos, que conocimos y lloramos; en otras, son simple y sencillamente números o estadísticas que comentamos en un café con los amigos. Pero, ¿alguna vez hemos pensado qué sería del mundo si nadie muriera? Ya el inefable Saramago escribió al respecto y les juro que sería horrible, inenarrable. Como les he dicho, aquí y en todo el mundo, la gente muere, y las causas son infinitas. Ahora, quiero hablar de los muertos de la "guerra contra la delincuencia organizada", como la llaman los periodistas pendejos que no miran más allá de la punta de su nariz.
Para ello, tendré que hacer un somero, somerísimo, recuento sobre la historia política del México de los últimos 50 años: debemos recordar que en el año 2000, el PAN sube por fin al poder supremo de este país bananero. Después de más de 70 años de dictadura disfrazada, gana la presidencia Vicente Fox. Los que estábamos y seguimos estando hartos del PRI y amigos que le acompañan (y de cualquier partido político), pensamos en el primer momento, que sí había la intención de algún cambio, no de TODA LA ESTRUCTURA priísta, pero sí algunos que nos hicieran notar que ALGO era diferente, y sí, claro que comenzamos a darnos cuenta de que ya se podía hablar de lo que cualquier pendejo en la radio, televisión y prensa escrita quisiera hacerlo, situación verdaderamente imposible en los tiempos priístas, y curiosa y muuuy sospechosamente, no utilizaron los pseudo periodistas la nueva libertad para atacar a los antiguos gobernantes, sino a los que les quitaron el bozal después de casi un siglo de mantenerlos callados y quietecitos y moviendo el rabo a la voz del amo. Recuerden aquellos monos llamados peluches de TV Azteca, ¡Cómo reían los mexicanitos que nunca piensan, cuando ridiculizaban al presidente Fox y a su pintoresca y brujeril mujer! Fue exactamente igual con Madero y su mujer Sara, la historia es cíclica y se repite ad nauseum. Porfirio Díaz asesinó, mutiló y maiceó a todos los periodistas de su tiempo, más ¡Ay! cuando se larga a Francia, estos perros maiceados, gordos y asquerosos, no lo atacan, lo convierten en un héroe y despedazan a quien los deja en libertad de escribir sobre lo que quieran: Madero.


¿Con el apoyo de quién -piensan ustedes-, se construyeron los dos emporios televisivos y TODAS las radiodifusoras del cuadrante y del país? A mí, personalmente, me consta que los foros de Televisa San Ángel, fueron construidos por cortesía del Partido Revolucionario Institucional; me consta, porque en ese tiempo, yo estudiaba en Televisa y veía entrar diariamente camiones con la insignia del PRI cargados de cemento, varilla, alambrón, grava y todo lo necesario para hacer los foros más modernos de América Latina, nadie me lo contó, lo presencié. Cuando se pone a la venta el Canal del Estado (el 13), ya estaba acordado dejarlo en manos de la riquisísisisisima familia Salinas y fue también el inefable (es sorna y odio), Partido Revolucionario Institucional el artífice de este robo al pueblo de México; ¿Y qué decir de la VENTA de Teléfonos de México a Carlos Slim, hoy el hombre más rico del planeta? ¡¡¡Qué vergüenza!!! el hombre más rico en el país más jodido. En el caso de los periódicos, las cosas no han sido tan diferentes, TODOS LOS MEDIOS LE DEBEN TODO al PRI, y éste, sabe cobrar muuuy bien las facturas, nadie patea el pesebre de donde traga. Es obvio que cuando salió de Los Pinos, los que sí pensamos, sabíamos que NO IBAN A DEJAR GOBERNAR A QUIEN LOS HABÍA ECHADO.


La prensa (todos los medios), son un PODER más grande que el Estado en cualquier parte del mundo, así que las cosas están más claras que agua de manantial: durante más de cuarenta laaargos años, desde el malhadado Díaz Ordaz, el PRI tranzó, comerció, protegió, avaló, se enriqueció con el producto del NARCO y de robos cuantiosos al patrimonio de México (recuerden el memorable caso del Señor de los cielos, Amado Carrillo), muerto por las fuerzas federales y visto meses después vivito y coleando en una boda en Nayarit y al frente de algún cártel). Si Maquiavelo resucitara... tomaría lecciones en la sede de este partido ¡Claro que ellos saben cómo hacerlo! En este binomio: Político-gansteril, que han venido llevando a cabo en los últimos casi ¡¡¡cien años!!! son los amos, nos nos quepa la menor duda. Así que ésto de que México entero cambió de la noche a la mañana, se hizo violento y narcotraficante en cuanto el PAN habitó en Los Pinos, cuando sabemos que el pueblo mexicano es el más manejable del mundo, YO NO ME LO CREO NI ME LO CREERÉ NUNCA. ATRÁS DE TODA ESTA VIOLENCIA QUE DOMINA AL PAÍS, ESTÁN LOS QUE SIEMPRE LO HAN MANEJADO, SAQUEADO, ROBADO, E IMBECILIZADO, LOS QUE SE NIEGAN A DEJAR EL BOTÍN QUE REPRESENTA ESTAR EN EL PODER, LOS QUE ANSÍAN REGRESAR. Y si tienen a casi todos los medios a sus respetables órdenes, los que pagamos, los que sufrimos, los que lloramos y los que ponemos a los muertos, somos nosotros. Ya verán, y juro que no me equivoco, en cuanto asciendan de nuevo al poder con el voto del pueblo más ignorante y miedoso, las cosas volverán a cambiar "como por arte de magia" Y todo será de nuevo un paraíso, como afirma en un spot desvergonzado Manlio Fabio Beltrones, con miras a la tan ansiada sillita que tanto $$$$$ da a quien se sienta en ella. ¿Quién los criticará como ahora hacen con el PAN? "Aplaudir, aplaudir, no dejen de aplaudir", esa será la consigna, en el mejor estilo del pasado priísta. Al tiempo, ya queda poco.


Una vida es una vida, y es un imperativo categórico que debe respetarse, la vida humana; pero más de 50 mil abortos en sólo lo que va del este año, son, o deberían ser muuuchos, (¡ah, se me olvidaba que esas muertes son "legales" y ahí sí que se vale matar), comparados con los 30 mil que han muerto a lo largo del sexenio, para librarnos de ese flagelo político-gansteril que se incubó como un huevo de serpiente, poco a poco, sileciosamente y por casi un siglo de dictadura priísta. Pero curiosamente, de eso ningún medio habla. Este pueblo que no sabe, que no quiere saber, que no quiere pensar, que se vende por una camiseta o un cesto con tortillas, que tiene memoria de teflón de la mejor calidad, que anhela ver a la actricilla de Televisa, en el balcón de Palacio Nacional, les juro que tendrán un orgasmo cósmico cuando así suceda. Y a mi, ya se me reventó el barzón y sigue la yunta andando, sólo me queda por decir: "¿En que quedamos pelona, me llevas o no me llevas?" PENSEMOS: ¿De quién es la mano que mece la cuna?

viernes, 8 de octubre de 2010

La guerra de fin del mundo


Durante muchísimos años, estuve esperando que Mario Vargas Llosa se hiciera acreedor del Nobel de Literatura. Cada año, esperaba ansiosa que se hiciera el anuncio del ganador y cada año, constataba con tristeza que no era así. En muchas ocasiones pensé que iba a pasar lo mismo que con Jorge Luis Borges. Hoy, me congratulo de que al fin le hayan reconocido. ¿O no?
Los últimos 10 premios, la verdad y según mi juicio muy particular, y con la honrosa excepción de Imre Kertézs, Orhan Pamuk y Harold Pinter -que he leído concienzudamente- los demás, no me parecen dignos del Nobel, sobre todo Elfriede Jelinek, Doris Lessing y Herta Müller, malas hasta decir ¡Basta! Razón por la cual, ni modo, acepto que me he vuelto desconfiada, y en el caso de los óscares, exactamente lo mismo. Me molesta sobremanera que traten de vernos la cara de tontos. ¿No sería más fácil que otorgaran premios de consolación y lástima a escritores como Doris Lessing, diciendo que se lo dan por su laaarga trayectoria de escribir porquerías y NO porque realmente lo merezca? ¡Y qué decir de Elfriede Jelinek! Tanto su libro -La pianista- y la horrible película del mismo nombre, sólo produjeron en mi, el más profundo asco (ciertamente, podría decirse que es un libro muy bien logrado, si lo que pretende inspirar es el vómito).


No necesito tener mucha imaginación para darme cuenta de que en muchas ocasiones, éstos premios se otorgan por motivos políticos y de ninguna manera porque sea Literatura que valga la pena. Precisamente HOY estoy leyendo el tercer libro de la Lessing con la esperanza de haberme equivocado en mi primer juicio, y porque no acostumbro emitir una opinión con la lectura de uno solo; en esta ocasión se trata de Las Abuelas, ¡no lo compren, por favor! no gasten su dinero ni su tiempo, hay cosas verdaderamente mejores, como Lupita Loaeza, por ejemplo, ¡nada más para que se den una idea! A esta escritora (a la Lessing), le escamotearon durante mucho tiempo el Nobel, seguramente por ser comunista, y finalmente se lo otorgaron llegados los 80 años, y eso porque en Inglaterra había subido al poder el Partido Laborista y lo consideraron "políticamente correcto"; a Borges, por simpatizar con los nazis, ¿a Cortázar? no encuentro la razón, por más que me devano los sesos (seguramente por pendejez, obvio, del jurado), y a Vargas Llosa, se lo habían negado por todo lo contrario, por ser conservador y aceptarlo públicamente. Entonces, ¿qué seguridad tiene el público no muy enterado de que un libro merezca el honor de ser llevado a casa y leído con respeto y amor?
En el caso que hoy me ocupa, he de decir que desde mi primer y afortunado encuentro con Vargas Llosa, al leer La guerra del fin del mundo, el único deseo que llenó mi mente al llergar a la última página, fue correr a la Gandhi a comprar TODOS los libros que encontrara de él y, por supuesto, a quien no lo haya leído todavía, le recomiendo que haga lo mismo que yo, y salga corriendo a adquirir cuando menos La fiesta del Chivo, Conversación en la catedral, La Tía Julia y el escribidor y Los Jefes, nada más para empezar, verán que no miento. De verdad estoy feliz, por él, que por mi parte, ya desconfío hasta de mi propia sombra.


Cuando pienso que tantos y tan buenos escritores se han ido sin ese -cuestionado por mi- premio, aunque esté feliz, siento una tristeza muy grande al pensar por ejemplo en Lorca, en Sándor Marai, Manuel Henríquez, Ernesto Sábato, José Donoso, Virginia Woolf ¿y porqué no decirlo? Mariano Azuela... sólo por decir algunos GRANDES que me vienen a la mente en este momento y conciente de no nombrar a MUCHOS, por otro lado, al leer a Elfriede Jelinek... siento un coraje que a grandes penas puedo soportar. ¿Y los muuuchos que se han muerto sin siquiera publicar un solo libro porque la CULTURA HOY ESTÁ EN MAFIAS MÁS PODEROSAS Y CORRUPTAS QUE EL PROPIO NARCO?
Prafraseando a Vargas Llosa, sólo me queda por decir: La Guerra del Fin del Mundo, no debería ser por causa del AGUA, como han dicho algunos apocalípticos; tampoco por petróleo, ya que existen a la fecha energías alternativas, pienso que la guerra final, debería darse contra la ignorancia, contra la apatía, contra la corrupción y la impunidad y en esa guerra, ganaríamos TODOS, que no nos quede la menor duda.