Si me diste la gran alegría de leerme, deja un comentario para que mi felicidad sea completa

lunes, 17 de mayo de 2010

Vuelve a la vida


Después de enterarme de la nefasta noticia del SECUESTRO del Jefe, Diego Fernández de Ceballos; decidí buscar algo de paz y consuelo y me fui, en compañía de una muy querida amiga, a la Cineteca Nacional. Después de mirar la cartelera, pero no las sinopsis de las películas (gran error), decidimos entrar a una sala que exhibía una película brasileña con un título por demás sugerente: "Viajo porque preciso, vuelvo por que te amo", y allá vamos, esperanzadas y contentas porque íbamos a salir siquiera por dos horas de la tremendamente descorazonadora realidad que nos aqueja. Después de tan sólo diez minutos de proyección, nos dimos cuenta de que era el peor bodrio que se ha filmado en la historia del cine mundial, así que lo comenté en voz muy baja a mi amiga: ¿Será que vamos a soportar por dos horas esta mierda? No bien había terminado la frase cuando el topil de adelante volteó y me dijo: ¡Cállese, guarde silencio y tenga respeto! a lo que mi amiga contestó: ¿Y porqué debemos callarnos y guardar respeto ante tal basura? ¡Lo que debemos hacer es protestar para que no programen algo tan malo! A lo que el topil respondió gritando lo de siempre cuando les faltan razones: ¡Pues si no les gusta, sálganse y dejen ver! Para entonces, varios le siguieron la corriente y comenzaron los chiflidos, así que no queriendo causar más escándalo, y constatando por enésima vez que no hay manera de establecer un diálogo medianamente inteligente con un idiota, y menos con muchos, nos retiramos de la sala muy enojadas a pedir que se nos hicieran válidos nuestros boletos para otra función. Los empleados de la Cineteca nos dijeron que estaban de acuerdo y que no se explicaban el porqué habían programado algo tan verdaderamente malo; que si queríamos, en la sala 4 habían lugares disponibles y pasaban un documental mexicano llamado Vuelve a la Vida.
Nos dirijimos corriendo a la tal sala, ya que el documental había comenzado hacía media hora. Después de ver durante unos pocos minutos, nos dimos cuenta de que estábamos ante una verdadera joya, algo inusitadamente bueno. En esta ocasión fue mi amiga Tita, quien emocionada, dijo en voz muuuuy baja: ¿Te das cuenta de lo que estamos viendo? ¡Hace años que no miraba algo tan bueno! Inmediatamente después de haber pronunciado la última sílaba de la frase, la topil de adelante, volteó furibunda y nos dijo: ¿Se pueden callar? a lo que respondimos con la más grande carcajada de nuestra historia, por lo cual, la susodicha topil se levantó y fue a sentarse muuuy lejos de nosotras; dimos gracias a Dios y nos dispusimos a mirar algo realmente bello, inmensamente hermoso.
En los años 60's, había en Acapulco un personaje muy singular apodado El Perro Largo, un lanchero morenazo, mujeriego, parrandero y tomador; un personaje muy singular, mágico en verdad, pero sobre todo, real, insólitamente VIVO en un país en donde dizque decimos adorar y no temer a la Muerte. El Perro Largo, desparpajado, auténtico, y nada amilanado, llevaba a bucear lo mismo a los tres hermanos Kennedy, Edward, John y Bobbie; que a la reina de Holanda o la princesa de los ojos tristes como le llamaban a Soraya, la esposa del Aga Khan. A todos los hacía reír y todos lo apreciaban, dándole grandes propinas. El Perro tenía una capacidad pulmonar muy grande y podía permanecer bajo el agua muchos minutos sin respirar, porque nunca quiso usar equipo de buceo. Por éstas, y muchas otras razones, fue convitiéndose en leyenda. Un buen día, conoció a una de las mujeres más bellas del mundo y... ¡y ya no les cuento! para que, si tienen la suerte de vivir en esta ciudad, vayan a verla a la mayor brevedad, pienso que si les dijera que en la Cineteca están regalando diamantes, me quedaría corta, ustedes saben si desprecian algo así, o se ponen las pilas y corren a verla, no se arrepentirán.
Aquí la reflexión es la siguiente: Vuelve a la Vida, es el documental más premiado de este Foro Internacional, y aunque ustedes no lo crean... ¡Es el que menos público ha tenido! Primero, por ser mexicano; segundo, por ser taaaaaan extraordinarariamente bueno. Así son las cosas y no me canso de repetirlas. ¿Cómo se explica entonces que el cine que proyectaba el bodrio brasileño estuviera repleto? Y ahí estaban los zombies de siempre, dispuestos a comer la m... más pestilente, con tal de que nadie pensara que no eran inteligentes; creyendo que con sólo asistir a la Cineteca, van a comenzar a pensar como intelectuales; repitiendo hasta la saciedad aquel cuento inefable de Andersen, llamado El Traje del Emperador. En dicho cuento, unos vivales hacen creer a un emperador muuuy tonto, que le habían confeccionado el mejor traje; y todo su pueblo, al verlo desnudo y por no parecer tontos, ya que los vivales habían dicho que sólo los tontos no podrían mirar el traje, lo aclamaron con vítores, pitos y flautas. Sólo un niño, que no sabía de fingimientos, se atrevió a decir: ¡El Emperador está desnudo! Esto es lo que viví el pasado sábado; lo que sigo viviendo, es la desesperación de que sigamos actuando así. Vuelve a la Vida, salió al circuito comercial con sólo dos copias, muuuuchas dificultades y un gran anhelo de hacer felices a los que tengan la suerte de verla. ¿Los otros cines? ¡Exhibiendo basura, como siempre!

Vuelve a la Vida, es dirigido por Carlos Hagerman, lo sitúa en Acapulco, al que no he ido por más de veinte largos años, pero al que iré la semana entrante; Vuelve a la Vida, está musicalizado, editado, fotografiado, sonorizado y realizado ¡genialmente!; es mexicano, habla de México y será la envidia de muchos extranjeros, estoy completamente segura. Y yo, que sé sin duda algo de Cine, les digo que hace muchos, muchos años, no veía algo tan bueno, ustedes deciden, Vuelven a la Vida, o se quedan como están.

El Jefe


El pasado sábado, a eso de la una de la tarde, comenzó a darse una noticia (muy tardía, por cierto, ya que en el mundo todos sabían del secuestro, menos en México), en la radio, televisión e internet de este país, -por milésima vez lo digo-, más bananero que nunca. EL SECUESTRO CON LUJO DE VIOLENCIA de uno de los personajes políticos más relevantes en México: Diego Fernández de Ceballos. Aquí hay muchas cosas que analizar:

PRIMERA: También por milésima o millonésima vez, diré que en este país, basta decir lo que se piensa y cómo se piensa, para que los mexicanitos, chiquitos y miedosos rasguen inmediatamente sus vestiduras y se sientan agredidos y golpeados. Me explico: el sábado me dediqué a seguir con mucho interés el curso (?) ¡Si no hubo tal!, de la impactante situación. Con horror constaté que algunos gorilas balbuceantes (políticos y gente de los medios), decían, sin el menor pudor ni recato, que se alegraban, porque dicho personaje era un mamón y un ladrón. Mamón, no estoy de acuerdo, Diego Fernández de Ceballos, en Argentina, Alemania, Estados Unidos o Inglaterra, no sería más que uno de ellos; en México, resaltó siempre por el sólo hecho de ser muuuuuy inteligente, para lo que fuera; eso sí, no soy yo quien debe juzgarlo, porque no me consta; pero inteligente y rápido en su pensamiento, sí que lo era. No pude evitar recordar el odio gratuito (generado por una envidia sin límites), que siempre se le tuvo a Hugo Sánchez, por el sólo hecho de haber sido -hasta la fecha-, el MEJOR futbolista de México en toda su triste y patética historia. Aquí en México, no se vale brillar, no se vale tener el más mínimo talento, no se vale pensar ni luchar por nuestros derechos; lo Único que se permite es ser pendejo hasta la madre.

SEGUNDA: La pendejez supina para no llamar a las cosas por su nombre; resulta que en vez de manchas de sangre, son restos hemáticos, y el 90 % de los mexicanos se estarán preguntando ¿qué será éso? Después, decir que está desaparecido en vez de SECUESTRADO, hubo incluso un imbécil reportero de la XEW que dijo que había sido ¡¡¡¡¡ABDUCIDO!!!!!, tratando desesperadamente de encontrar, en su reducido vocabulario, algún sinónimo para no decir la palabra maldita: SECUESTRO. Este es un pueblo de eufemismos, le tememos a las palabras y a su significado. DIEGO FERNÁNDEZ DE CEBALLOS FUE SECUESTRADO Y PUNTO, NO ESTÁ A DISCUSIÓN. También es importante hacer notar que no llevaba chofer, ni guaruras, ni vehículo blindado; que siempre iba solo, que no tenía miedo, pues. ESO ES ALGO A SU FAVOR, algo de lo que no podrían presumir la gran mayoría de los políticos de mierda de este país de fábula patética. Investiguen a cuántos guaruras lleva de comitiva Peña Nieto, Ebrard y el odiado y miserable ladrón apoyado el Peje, ¡Y QUE NOSOTROS PAGAMOS, POR SUPUESTO!

TERCERA: Y aquí vamos a lo más difícil y cruento de la cuestión: ¿PARA QUÉ SE SECUESTRA A UNO DE LOS PERSONAJES MÁS RELEVANTES DE LA POLÍTICA MEXICANA? Pues claro que NO para pedir rescate, (el narco tiene todo el dinero del mundo), sino para exigir ALGO a cambio de su vida, para chantajear al gobierno de México. ¿y qué chingados podría ser ese ALGO? ¡¡¡PIENSEN!!! Algo por ejemplo, como pedir que no siga la guerra contra ellos, o la salida de algunos capos que en este momento en que escribo, están tras las rejas. ¡CLARO QUE LO QUE ACABO DE DECIR, NO LO VAN A LEER NI ESCUCHAR EN NINGÚN MEDIO, FALTABA MÁS! Y no porque sean tan pendejos que no lo sepan, sino, porque quieren que el pueblo sí lo siga siendo; o porque creen que lo es, y que se creerán cualquier cosa que escuchen en los corruptos y deleznables medios mexicanos, como hasta aquí ha sido.

CUARTA: El asqueroso y pestilente oportunismo de ratas (perdón ratitas, hienas), asquerosas como el naquísimo, horripilante e ignorante de Gerardo Fernández Noroña, que ayer exigía la renuncia inmediata del Presidente de facto, como los nacos, iletrados, eunucos, montoneros y miedosos, le dicen a Calderón, sin siquiera saber lo que significa tal expresión. Hace apenas tres días, vi la entrevista que le hicieron al ex Presidente de Colombia, Guillermo Samper, en la que afirmaba textualmente: "Pienso que los mexicanos no están haciendo lo que deben; cerrar filas al lado de su Presidente. Lo han dejado completamente solo en la guerra que ha emprendido. En Colombia no sucedió así, teníamos y tenemos bien claro, quién era, es, y sigue siendo, el enemigo, y actuamos en consecuencia. Si la situación sigue así, la guerra estará perdida para TODOS." ¡Pues sí, señor ex Presidente Samper! Pero eso es allá, en Colombia, usted no sabe que aquí soplan otros vientos, que vivimos sólo para envidiar y poner piedras en el camino de todo aquel que quiera hacer algo, lo que sea, pero que haga ALGO, ¡que no viva como un vegetal, por Dios!

QUINTA: ¿Quién carajos tiene a Diego Fernández de Ceballos? ¿Está vivo o muerto? Ya saben los que me siguen, que si algo odio es la rumorología, tan querida en este país; así que les diré: NO LO SÉ, NI SIQUIERA ME LO IMAGINO, como nunca me he juntado con la chusma, (el hampa política y la OTRA, la mejor organizada y más inteligente), no sé como piensan ni como dilucidan en su malvado y enfermo cerebro. Les podrá caer mal o bien el ex candidato a la presidencia de este país bananero, pero lo que no se vale, es que por la apatía y huevonez de la mayoría de los mexicanos, estemos TODOS viviendo como lo estamos haciendo, en la absoluta y total MIERDA. Tampoco se vale que emitan tal o cual opinión dejándose llevar por lo que digan sus tripas, o por sus pequeños odios y envidias; primero hay que documentarse, estudiar, leer, saber, pensar...Y ESO PRECISAMENTE ES LO QUE NO ESTÁN DISPUESTOS A HACER LA GRAN MAYORÍA. Entonces, ¿saben qué? Lo mejor es permanecer calladitos, cierren la puertecita de su casita; guarden su carrito; encierren a sus hijitos; métanse bajo las faldas de la primera mujer que encuentren y esperen su turno... Yo sólo puedo decir parafraseando a Aureliano Segundo: ¡Apártense vacas, que la vida es corta!

sábado, 8 de mayo de 2010

La ciudad de las tormentas

Ya vi tooodas las películas que rentan en Blockbuster; todas las que exhiben en la Cineteca y los cientos que tengo en casa; así que me decidí por presentarme en Plaza Loreto e ir a la cadena Cinemex, con la esperanza de que hubiese algo interesante, con tal de no regresar temprano a casa en viernes ¡Y CON ESTE CALOR! Nada más llegar y darme cuenta de que había grandes filas para obtener boletos. ¿Estarán pasando algo que valga la pena? me pregunté, de la manera más ingenua que puedan ustedes imaginar. Miré atentamente la cartelera y me di cuenta de que en seis de las ocho salas exhibían, con bombo y platillo, IRON MAN; faltaban dos, así que con el corazón palpitante esperé a que la cartelera mostrara las dos restantes, de una ni me acuerdo, la otra era La Ciudad de las Tormentas, protagonizada por Matt Damon. Muy enojada pregunté a los chicos expendedores de boletos: ¿No hay en todas estas salas una película para los que sí tenemos cerebro? Inmediatamente, todos los que hacían fila dirigieron su vista hacia mí, pero no vayan a creer que con coraje o indignación, vaya, ni siquiera con curiosidad. Tal como entes descerebrados, siguieron con la vista fija en la pantalla papardeante que mostraba la cartelera; después de mucho esperar, llegaban por fin a comprar sus boletos y se dirigían con la mirada vacía hacia la sala que les correspondía: la de tercera dimensión, la doblada al español, la de subtítulos o la VIP; lo hacían en en perfecto orden, y eso que ni siquiera los guiaba algún perro ovejero; eso sí, después de pasar por la dulcería y llevarse todo lo que encontraban a su paso, para después dejar las salas convertidas en chiqueros. Todo aquel que haya ido al cine, sabrá que no estoy mintiendo.

Bueno, pues ante el poco éxito obtenido, había dos opciones: o ir a casa, o entrar a ver La Ciudad de las Tormentas. Así que opté por lo segundo, y sin pasar por la dulcería, me instalé en la sala más pequeña, de tan sólo 70 butacas. Las grandes estaban destinadas a la borregada, que sólo va al cine "para no pensar", como ellos mismos dicen, ¡ah, pero eso sí! me imagino que si alguna vez cruzan a los Estados Unidos, estarían dispuestos a organizar un boicot NO asistiendo a los cines en donde se exhibiera basura, pero, ¿para qué soñar? acuérdense de que allá sí nos volvemos muuuuy machines y pensantes.

Ahí les va la sinopsis: En la otrora bellísima (hoy destruida), capital de Irak, un grupo de soldados está destinado a encontrar las ADM, o sea, armas de destrucción masiva. Así que, provistos de toda la parafernalia necesaria para no contaminarse, buscan con ahínco los lugares en que según la Inteligencia de la CIA, Saddam Hussein ha almacenado un arsenal de virus, bacterias y microbios, capaces de destruir al MUNDO LIBRE, (dígase sólo los E.U), pero resulta que en ese grupo, hay un sargento ( Matt Damon) que no se la cree, pues ha llevado a su grupo, una y otra vez, a los sitios indicados y nunca han encontrado NADA; y como este sargento tiene un IQ, que lo haría ingresar sin problemas al MIT, comienza a averiguar por su cuenta y descubre que NUNCA existieron tales armas, lo cual deja sin sustento ni motivo la guerra que su país está llevando a cabo por aquellas lejanas tierras. Y ahí estaba yo, en la pequeña sala oscura, admirada y con la boca abierta. ¡SÍ, COMO NO! Resulta que este sargento descubre algo que, inmediatamente después de derribadas las Torres Gemelas, sospechábamos en todo el mundo, claro, excepto los que van a ver IRON MAN y este sargento en cuestión. El final es de lo más inverosímil que puedan imaginar, claro, un final feliz y esperanzador para los tontos que aún creen en Santa Claus, conste que no se los cuento, por si alguien quiere ir.

Y como no todo es tan malo les diré los aciertos: primero, la actuación de Matt Damon (La Dinastía Burne), al que se ve más concentrado, más maduro, mejor actor; los efectos especiales, la fotografía y la dirección. Así que ya saben que si quieren pasar un rato entretenidos con una acción delirante, vayan y no pidan más que eso. Además, a los 5 minutos, ya tenemos captado el desarrollo y el final, que es previsible. Por otro lado, si les gusta IRON MAN... ¡que la disfruten!