Si me diste la gran alegría de leerme, deja un comentario para que mi felicidad sea completa

jueves, 29 de abril de 2010

Tikún Olam


La piedra está ahí, ocupa un pequeñísimo espacio en la cubierta de mi escritorio. Parece una piedra común, es casi redonda, plana y de color terracota; no es suave al tacto y tiene una peculiaridad: es helada; sí, tiene un toque helado, que a la vez produce calor y calma. Con la luz apagada y sin que sobre ella brille el sol, emite un reflejo extraño, un poco fosforescente; en cambio, bajo la radiante luz solar, permanece opaca, con sólo unos reflejos de algún mineral que la conforma. La piedra llegó a mi como un regalo, un ángel pensó que en mis manos estaría bien, que sabría apreciarla y cuidarla y que, quizá algún día, entendería.

Hace sólo unas horas que es mía, que me pertenece tal como son míos algunos objetos de mi propiedad. (?) Esta piedra llegó de muy lejos, desde el otro lado del mundo. Para la gran mayoría quizá no signifique nada, es sólo una piedra, un pedacito pequeñísimo de este planeta llamado Tierra, pero para mi, es todo el Universo. Hace muchos milenios, algunos hombres buscaban desesperadamente la piedra primordial, la primera piedra que se formó en el planeta. Muchos fueron los que perdieron la vida en el intento de hallarla; si así lo hacían, iban a encontrar el sitio o lugar más sagrado de este mundo. Mucho después, otros hombres afirmaron que este sitio estaba, o está, en lo que hace muchos siglos era el ombligo del mundo; lo que hoy llamamos Tierra Santa, y dentro de ésta, el Monte Sinaí.

Al llegar a casa, lo primero que hice fue buscar un recipiente dónde ponerla. Pensé en los -quizá-, miles de hombres que murieron intentando hallar el sitio sagrado; así que me puse a buscar uno digno de contener tal tesoro. Busqué por todas parte sin encontrar ninguno que pudiese contener la piedra, y ya desesperada, recordé una frase de mi abuelo el masón: "estamos aquí para reparar el mundo", decía a manera de lección para que no perdiéramos eso que llamamos Tiempo. "Estamos aquí para juntar todos los fragmentos, cuando logremos hacerlo, el mundo finalmente estará completo y podremos escuchar a Dios..., eso se llama Tikún Olam". Hace eones, El creó un recipiente y en el puso algo, sólo un poco de su Escencia; pero tal recipiente no pudo contener en su interior tal grandeza y se rompió en infinitos fragmentos, estamos aquí para juntarlos.

Fue como un relámpago, un deslumbramiento que me dejó ciega por unos instantes; las palabras del abuelo desaparecido hace tantos años, al fin cobraban sentido. Juntar los fragmentos, acabar este rompecabezas infinito, dar sentido a la existencia... una tarea más allá de la fuerza de cualquier ser humano, pero no si somos muchos, no si somos todos. Ese es el sentido, ese es el fin, ahí está el secreto. En ese preciso momento, comenzó a dar vueltas frenéticamente la habitación en que me hallaba; todos los libros convergieron en uno solo, las palabras, las letras, los sonidos, los colores, los olores, los pensamientos, mi vida, todas las vidas, todas las eras, todos los hombres, todas las almas, todos los instantes, todas las lágrimas, todas las esperas sin esperanza...TODO.

Un pensamiento que leí hace mucho tiempo comenzó a salir lentamente de mi boca: Pensar es destruir. El propio proceso del pesamiento lo indica como imperativo para el mismo pensamiento; porque pensar es descomponer. Si los hombres supiesen meditar sobre el misterio de la Vida, si supiesen sentir las mil complejidades que acechan al alma en cada pormenor de la acción, no actuarían nunca, no vivirían tampoco. Se matarían asustados, como los que se suicidan para no ser guillotinados al día siguiente.*

La piedra está ahí, helada en su opacidad, dura, pesada, plana; quizá hollada por muchos pies, quizá nunca pisada. Venerada y odiada; deseada y temida; real, demasiado real en un mundo que es mentira. Alguna vez formó parte de un todo; hoy, es sólo un fragmento aislado en un lugar que no es el suyo... ¿conservará el mismo Poder que cuando era UNO? Observaré el firmamento por la noche y lo sabré.

El libro del desasosiego

Fernando Pessoa

lunes, 26 de abril de 2010

Nosotros también somos humanos


Siempre me ha dado una apatía inmensa escuchar los noticieros nacionales y les voy a decir el porqué: todos, absolutamente todos, toman una noticia y esperan (en vano) sacarle el mayor jugo posible, pero nunca analizándola a fondo; informándose de todas las aristas del problema que tratan; pensando los pros y los contras de lo que hablan; NO, sólo repiten ad nauseum, una y otra vez, y en TODOS los canales de tv y radiodifusoras, lo que ellos, los presentadores y lectores de noticias -ya que nunca existe un análisis serio y a fondo, sólo leen un guión que algún imbécil elabora-, piensan que puede interesar a un público, por otro lado, NUNCA interesado en NADA.

Ahora se trata de rasgar las vestiduras por los inmigrantes que tengan la mala suerte de caer en el Estado de Arizona. Un encabezado de la BBC de Londres dice así: "La nueva ley firmada por Jean Brewer en el Estado norteamericano de Arizona, obliga a los agentes federales locales, a hacer cumplir la Ley antiinmigrantes". ¿Existe pues una Ley antiinmigrantes? ¿Existía ya otra antes de ser firmada esta nueva? ¿Se tiene que obligar, a un agente, sea del país que sea, a cumplir con su deber? En los Estados Unidos de Norteamérica, en China, en Argentina y en Kenia, así como en México y todos los países del mundo, existen leyes que prohíben terminantemente ingresar a otro país sin los documentos necesarios. ¿Ahora resulta que esas leyes son antiraciales? Durante muchísimo tiempo, los mexicanos estuvieron acostumbrados a cruzar de mojados hacia la tierra de la gran promesa. Esta situación llegó incluso a ser una especie de rito de iniciación de hombría; burlar a los border patrol era señal de lo chingones que somos y de que no le tememos a nada. Casi casi un juego, pues. Mientras tanto, los respectivos Congresos de los dos países, hacían como que trabajaban, como que legislaban, como que pensaban cual era la estrategia a seguir. Sobre todo de este lado, con la INMENSA, INSUFRIBLE e INCOSTEABLE manada de perros hambrientos, putas y ratas pestilentes que tenemos como dizque representantes nuestros y que sólo ocupan una curul para robar.


El caso es que la tal Jean Brewer, fue presionada hasta el miedo; primero por su partido, el Republicano; y después por los propios inmigrantes ilegales y organizaciones afines. Los primeros, para que firmara la Ley ¡YA! y los otros, para que no lo hiciera. Decidió por firmarla, ya que Arizona tendrá próximamente elecciones y quiso quedar bien con su partido. Definitivamente, le tocó el tigre en la rifa, ya que ella sólo es suplente de la actual Secretaria de Defensa de los Estados Unidos, Janet Napolitano y está a punto de dejar el puesto. Tuve la oportunidad de ver las imágenes de la firma y puedo constatar que le temblaba la mano. La chinga que les pusieron a los paisanos -y digo les pusieron, porque ni de broma se me antoja ir por allá, siendo tan grande el mundo-, todo ésto tiene un fondo político, oscuro y neonazi, ni duda cabe. Aunque siempre he dicho y lo repito, la salida no es ir a ser esclavos en los Estados Unidos, sino enfrentar los hechos aquí y ahora; cambiar al país y no salir como ratas de él y luego quejarnos de persecución injusta. Luchemos aquí, haciendo lo que debemos hacer, o sea, quitar todo lo que no sirva y dejar lo que esté dispuesto a cambiar de una vez y para siempre a este país bananero. Pero eso, sólo eso, es lo que NO estamos dispuestos a hacer. Nadie piense que papá Obama va a defendernos sólo porque tiene la piel oscura parecida a la nuestra, eso es soñar con los Santos Reyes. Tomémonos de una vez el trabajo de ser libres y dejemos de soñar.


Hasta aquí, debemos respetar la autonomía de cualquier país, así como obligar de cualquier manera a que se nos respete a nosotros, pero hago notar una frase que dijo la tan nombrada gobernadora: "Nosotros no tenemos la culpa de la crisis que hay en México, así que actuaremos conforme a nuestras leyes". ¿Y de dónde llegan TODAS las armas que están matando personas inocentes aquí? ¿Quién ocasionó la crisis económica que todavía estamos sufriendo? ¿A dónde va la droga que pasa por nuestro territorio causando tal debacle? ¿Quiénes son los principales consumidores del mundo? ¿Quién se hace de la vista chiquita y no mira lo que sale y lo que entra por nuestras fronteras? ¿Quién reparte billetes verdes y nuevecitos para que nadie vea nada? Los verdaderos jefes de los cárteles están allá, aquí sólo hay arrieros, mulas, burros, animales... a las órdenes de cabezas que ni siquiera se ensucian las manos. ¿No les parece muuuuy raro que entre todos los muertos, asesinados, desaparecidos y amenazados, no haya habido nunca ningún diputado ni senador? Ni de aquí, ni de allá.


Y ya para terminar, y ésto fue lo que realmente me motivó a hacer esta reflexión, lo que me parece increíble es que los mexicanitos, de este lado, tan miedositos, calladitos, dejaditos, cochinitos, destructorcitos y pendejitos; nada más crucen la frontera y se les suba como por encanto el IQ, y enseguida planeen boicots, manifestaciones, paros y demás, cuando aquí no dicen: esta boca es mía y seguimos y seguiremos como estamos. ¿Cuándo han visto ustedes que realmente se lleve a cabo un boicot para acabar con la injusticia y la corrupción en este país?Les invito a que vean las imágenes de las manifestaciones allá en Arizona. ¿Será que nada más pasando la frontera nos volvemos valientes, limpios, ordenados e inteligentes? O lo peor: ¿Será que no es cierto que los gringos sean lo peor del planeta y que el verdadero MAL esté de este lado de la frontera? Ahí les dejo esta pequeña reflexión a la que le falta muuuucho, pero ya no tengo tiempo, será para la próxima.

martes, 20 de abril de 2010

Hay libros que no ilustran...


Han pasado 151 años desde que un 14 de diciembre de 1859, se firmó en el puerto de Veracruz, el tan traído y llevado Tratado McLane-Ocampo, y todavía se sigue gastando tinta en él, además de que sigue levantando una polémica ácida y corrosiva en los pocos mexicanos que nos interesamos en la Historia de este amado México, tan maltratado y tan mal entendido por casi todos los que nos ostentamos como mexicanos y que sin embargo, seguimos ignorando tanto acerca de lo que hicieron los que nos antecedieron ocupando este territorio tan diezmado, saqueado, pero sobre todo, poco amado país; y seguimos ignorando tanto, porque en este específico caso, han trivializado tanto la historia, que ya no es posible saber la VERDAD.


Estoy leyendo en estos días, un libro que recomiendo ampliamente: El mito habsbúrgico en la literatura austriaca moderna, el autor: Claudio Magris, hoy, por hoy, uno de los cerebros más lúcidos -junto con Humberto Eco y Roberto Calasso-, y autor de otro libro entrañable: El Danubio (!qué curioso, todos italianos!), el pretexto en este libro, es dar un recorrido concienzudo acerca de los creadores literarios bajo el Imperio Austro-húngaro. ¿Porqué viene al caso, hablar de ésto si en el primer párrafo comencé con el Tratado McLane-Ocampo? Porque creo, no, más bien afirmo, que para dilucidar acerca de tal o cual problema, debemos necesaria y obligatoriamente conocer cuando menos a los dos protagonistas de un mismo problema. En este caso, la invasión francesa con Maximiliano de Habsburgo a la cabeza, para instituir un Imperio en estas tierras, y Benito Juárez, el presidente constitucional de México en esa época tan turbulenta. También debemos investigar sobre el otro Imperio en el continente: el imperio portugués en Brasil con Pedro I al frente, sus logros, sus fallos y repercusiones en el Brasil actual. La Historia no se traza en una sola línea, sería un error gigantesco verla así, la Historia se compone de miles de historias, ad infinitum, y declararse como único adalid de la VERDAD, es una temeridad imperdonable.


Yo confieso mi gran culpa, al sentir que no estoy suficientemente enterada (porque es imposible emitir un juicio personal, simplemente no se debe); debido a la gran discusión que todavía persiste entre nosotros, entre si Juárez hizo bien, o estuvo a punto de ocasionar la deblacle total de la Historia de México, al ceder TODO el territorio mexicano en usufructo a la nación norteña, por ¡4 millones de dólares! para comprar armas y enfrentarse al último cabo de raza de un Imperio que, por otro lado, ya daba sus últimas boqueadas. ¿Quién le dijo a Juárez que necesariamente eran mejor los gringos que los europeos? Para todos los mexicanos (aunque existen algunos que todavía lloran por Max), es obvio que ninguno. Porque ningún país debe tolerar la intrusión de extrajeros bajo ningún pretexto y ninguna condición. Lo cierto es que estuvimos a punto de ser un país, invadido sin la fuerza bélica, y sólo por dinero, y porque el Senado de los E. U. jamás ratificó el Tratado; aunque hay todavía algunos que todavía dicen que en esos momentos Dios era juarista. Yo comparto ese pensamiento.


Hace ya mucho tiempo que la figura de Juárez llamó mi atención y comencé a leer biografías desde los dos lados (el conservador y el liberal, más o menos veinte), la primera fue la de Justo Sierra, y considerando la cercanía de éste con Porfirio Díaz, sentí la absoluta necesidad de seguir y seguir leyendo acerca de esta figura tan ensalzada y querida por los que no han leído siquiera un libro acerca de él; y cada vez, invariablemente en todas las ocasiones, los diversos autores, que además, sólo emiten un juicio personal, u obedecen a ciertos intereses, han acrecentado mi gran DUDA. LO ÚNICO CIERTO ES QUE EXISTIÓ TAL TRATADO Y QUE NUNCA SE RATIFICÓ, esos son los hechos, y nos queda aún un poco de vida para llegar al meollo de todo, si es que se puede llegar, si es que los historiadores no han oscurecido todo al grado de no llegar nunca. Para acabar pronto y de una buena vez, y ya en la época actual, flaco favor le ha hecho siempre el PRI, elevándolo como un paradigma insustituible e irrebasable, además de intocable; si el partido más corrupto y dictatorial le reza padrenuestros...hinquémonos y pidamos perdón, pues. Yo digo que TODOS, absolutamente TODOS, los grandes personajes históricos de este país, y del mundo, porqué no decirlo; han sido personajes llenos de claroscuros; personajes que se hicieron, se construyeron y vivieron, de acuerdo a su tiempo y a las circunstancias que debieron enfrentar a lo largo de su vida; no nacieron genios ni cobardes, se hicieron a lo largo del camino, unos más oscuros que otros, pero definitivamente, todos humanos, demasiado humanos. Y sí, ya leí TODO el Tratado McLane Ocampo y sólo me queda afirmar sin temor a equivocarme: un país que se aferra al culto a sus caudillos, no avanza, se estanca esperando a que aparezcan otros como ellos; yo que no tengo el síndrome del borrego, repito lo que dijo el Poeta: "No hay camino, se hace camino al andar... y al volver la vista atrás, se ve la senda que NUNCA se ha de volver a pisar". No hagamos como Juno, el dios romano, que mira eternamente hacia el pasado mientras ve hacia el futuro, claro que es indispensable conocer nuestro pasado, pero para no volver a cometer los mismos errores, no para encender velas y construir altares alrededor de los hombres que vivieron en él.

miércoles, 14 de abril de 2010

¿Qué es México?


Desde el nombre de mi blog "Apártense vacas, que la vida es corta", y los carteles que portan las alegres vaquitas que lo ilustran, todas las personas que me honran con sus comentarios, se darán cuenta enseguida que no es, no ha sido, ni será jamás, un blog complaciente con NADIE. Algunos se preguntarán: ¿Es que a Dahlia todo le parece mal? Contestaré con un rotundo y grandísimo ¡NO! Y la cosa es sencillita, lo que me parece mal, es porque está requetemal y no hay vuelta ni pero que valga.
Hay por ahí una canción que canta Oscar Chávez y que dice más o menos así: "No amo a mi México, pero daría la vida por tres o cuatro ríos, una montaña o una playa...", no me hagan mucho caso, no sé la letra muy bien y no importa. La pregunta que les hago es ésta: ¿Qué es México? En cuestión de espacio geográfico, fue el gigante del Continente, pero perdió la mitad, no por un solo hombre -Santa Ana-, sino por la apatía y falta de previsión de muchos mexicanos, que desconociendo la clase de vecino que tenían -y seguimos teniendo-, se durmieron en sus laureles y cuando fueron a ver, les habían arrebatado la mitad del territorio, con todas las minas de oro de la Vieja California y el petróleo de Texas y Nuevo México. México, -los mexicanos-, se conformaron con una cantidad irrisoria a cambio; ¡Ah, eso sí! pero cuando dizque Lázaro Cárdenas expropió NUESTRO petróleo, ¡se les tuvo que pagar en oro!. Un poco después, este mismo presidente, hoy tan alabado y Negritacasi santificado por la ignorancia, quiso donarles, regalarles, otorgarles gratis, a los judíos del 48, TODA la península de Baja California ¿pueden ustedes imaginar la debacle? nada más miren a los palestinos. ¿Y qué me dicen de otro SANTO de la historia mexicana: Benito Juárez, que con el Tratado Mc Lane-Ocampo, cedía el uso libre de todo el territorio mexicano a los gringos a cambio de armas para enfrentarse a los voraces europeos? Lo bueno fue que estaban ocupados en su Guerra Civil, yanquis VS confederados, y no pudieron tomarle literalmente la palabra. ¿Y que me pueden comentar acerca del insólito levantamiento de La Noria, encabezado por Porfirio Díaz en contra de su mentor, el Benemérito de las Américas, ya que éste quería eternizarse en el poder? Lo mejor fue el lema: "Sufragio efectivo, no reelección", que esgrimiera más de 30 años después Francisco I. Madero para sacarlo a él de la presidencia.

Entonces, ¿diríamos que México es su Historia o el fruto de las grandes equivocaciones históricas, llevadas a cabo por los dirigentes en turno? ¿México es sus tradiciones? Están desapareciendo a pasos agigantados, la NADA avanza cada día; ¿Su gastronomía? Perece todos los días bajo la Fast Food de las cadenas gringas, sumergiendo en grasa a todos los mexicanos, ¡Primer lugar mundial en gordura!; ¿Sus monumentos? Nada más vean la cantidad -que desgraciadamente crece todos los años-, de imbéciles e ignorantes mexicanos que van a "tomar energía" (¿para qué chingados, si no hacen nada?), a las pirámides de Teotihuacan, destruyéndolas a su paso, con el beneplácito de las autoridades. ¿México es sus grandes hombres y mujeres? Se podrían contar con los dedos de las manos, lo demás es invención para mantener idiotizados y lelos a los crédulos. ¿Sus lagos, sus ríos, sus montañas, sus mares? ¡Todos contaminados, algunos secos, otras deforestadas y las últimas privatizadas para que sólo los extranjeros puedan admirar el paisaje! ¿Sus bibliotecas, sus autores, su gente lectora y culta? Las primeras, solas y llenas de telarañas, sus autores sobrevalorados como nunca, comenzando con Carlos Fuentes, que ya mejor debería dedicarse a tejer calceta, ya que con su -espero-, último libro, Adán en Edén, simple y sencillamente vomité; en cuanto a lectura, ¡somos el primer lugar mundial en NO leer! Y por ende y consecuentemente... ¡el primer lugar mundial en Alzheimer! Chequen todo esto y díganme si soy pesimista o sólo una persona muy bien informada.

Enmedio de todo este caos, a mi parecer se salvan algunos Museos, por otro lado cada vez más saqueados, comenzando por el de Antropología, en el que cada vez que asisto, constato la falta de algunas piezas. Por lo demás, lo demás es lo de menos; una masa sucia, amorfa, gorda, violentísima e ignorante que queremos soslayar -o nos gustaría no ver-, pero que están ahí y reclaman TODO gratis porque así los acostumbraron. Lo digo de nuevo, de TODO lo malo que nos pasa, lo menos peor es el narcotráfico, al menos ellos acaban con ellos; van 23,o0o víctimas de la violencia y las ejecuciones en lo que lleva gobernando Calderón ¿creen ustedes que algún día acabe? Somos más de 100.000,000 de mexicanos, porque eso sí, -se reproducen como hámsters-, lo siento, no digo reproducimos, porque sólo tuve dos hijos; nos hacen creer que son muchas las víctimas, cuando mueren más de parasitosis. Además, -y ésto como dato curioso y personal que deberán perdonarme-, yo me he caído dos veces en la calle debido a la basura que tiran los nacos inneducados, una de ellas fue grave y con secuelas de por vida; en contraste, NUNCA se me ha acercado un narco a ofrecerme droga, ni a mi, ni a nadie que yo conozca. "El que busca encuentra", dice la sabiduría popular, y estoy de acuerdo. Y que no crea nadie en los ideales de la lucha contra las drogas, en este caso, CASI TODOS son presuntos implicados, de un bando y de otro y a todos los niveles; los intere$$$$$es gigantescos y el miedo para enfretarlos MUUUUUUY grande. Termino con la frase que le gustaba esgrimir a Jorge Reyes: ¡Nadie se salva en Temoanchán!

lunes, 12 de abril de 2010

Sí existe un plan


Hace meses, comencé a darme cuenta de algo que seguramente ha pasado inadvertido para casi todo el mundo que renta películas en Blockbuster y que es lo siguiente: TODAS las películas que he rentado están puestas en idioma español, o sea, que el anterior cliente, escogió en el menú, el doblaje para no tener que leer, ni siquiera, por las dos míseras horas que dura una película. Hasta ahí, ya era demasiado penoso constatar que este país, se va yendo directo al WC, cada minuto que pasa, pero el verdadero colmo, fue sintonizar algunos canales como TNT y Universal y MGM, y mirar con horror que comezaban también a exhibir algunas de sus series dobladas al español, para que nadie tenga que leer. ¿Qué pinche y tercermundista Secretaría habrá aprobado, o en su caso, y todavía peor, exigido, que todo se doble? Es verdaderamente molesto no escuchar a los actores en su idioma original, poque además, el doblaje siempre es muy malo y molesto.


No todo acaba aquí, sino que la mayor parte de la gente elige entrar al cine a las salas en donde la película está doblada y ya sólo quedan algunas salitas en donde podemos mirar los filmes con subtítulos en español, por otro lado, totalmente indispensables en el caso de ir a la Cineteca, en donde pasan películas de toda partes del mundo, pero innecesarios en el cine comercial, ya que sólo exhiben cine gringo. Dejando todo esto claro, y sabiendo que el cerebro se desarrolla, conforme se utiliza un habla aceptable y con un buen número de vocablos, es evidente que el plan, si hasta entonces era que la masa no pensara NADA, para que no cuestionara NADA, ahora, es inminente que pronto saldremos de nuestras casas, y veremos que la mayor parte ha vuelto a las altas ramas de los árboles y que son felices saboreando plátanos, ¡ah! pero eso sí, tirando las cáscaras por todos lados y orinando a los que tengamos la desgracia de pasar abajo de ellos.


Sé que los científicos afirman que estamos en un constante proceso de evolución y que la involución no es posible; entonces, que me digan porqué la segunda causa de muerte en la niñez mexicana es la de malformaciones congénitas y niños que nacen sin cerebro. Me queda claro que la madre naturaleza es muy sabia, y como de cualquier manera, si nacieran con él, no lo iban a usar, entonces, para qué ponerles uno y así se ahorra bastante, pues ya somos muchos y nos falta el aire. No hacen falta neuronas para patear una pelotita ni para sentarse en sus grasosos traseros a mirar cómo otros la patean ¿o si? Yo la verdad ya estoy harta de callar muchas cosas "porque es políticamente incorrecto" decirlas, hemos llegado a un punto tal, que muy pronto nos dirán que es una desgracia no haber tenido un hijo retrasado u homosexual, debido a que ¡son tan lindos! que todo el mundo quiere tener uno en casa. ¡Ay, señor Levi Straus! aunque usted no estaría de acuerdo, yo estoy segura que el proceso de involución comenzó hace algunas décadas y vamos chutando de nuevo a las cuevas, y todavía nos asustamos por crímenes como el de la niña Paulette; como lo digo siempre... hasta que no llegue la violencia a TODOS los hogares mexicanos, no estaremos contentos. TODOS, en nuestra medida y con nuestra capacidad podemos todavía frenar esta debacle, HOY, HOY, HOY, (como dijo el clásico), mañana podría ser demasiado tarde.


El plan es pues, idiotizar todavía más a la ya proverbialmente pendeja población mexicana que se conforma con tan poquito, tan poquito, como el tamaño de la masita cerebral que traen sobre sus hombros; tan poquito, como las playitas de Ebrard, tan poquito, como el paseíto ciclista de los domingos, que ocasiona más y más contaminación en esta ciudad; tan poquito, como los chequecitos que entrega el gobierno a los ancianos; tan poquito, como el cuidado que tienen con los bebés en las guarderías de IMSSS; tan poquito, como Juanito, que todavía dice que quiere ser presidente de México (y yo no lo dudaría); tan poquito, como el valor de TODOS los mexicanos, que no pelean por sus derechos ni aunque les quemen a sus hijos; tan poquito, pero tan poquitito, como la GRAN DESVERGÜENZA de festejar el Bicentenario, como si aquí todo estuviera bien. Por mi parte, yo tengo el más, pero el más, pero ni siquiera se pueden imaginar que tanto de grande, CORAJE por todo lo que veo, vivo y constato TODOS los días. Definitivamente, soy otra VOZ QUE CLAMA EN EL DESIERTO. ¿Y USTEDES?

viernes, 9 de abril de 2010

La Comarca


Hace muchos, muchos años...existió en el norte de este país de fábula, una Comarca como la que nos mostró el inefable Tolkien en la saga del Señor de los Anillos. Todavía podemos mirar por aquellos lares, algún monumento a los pizcadores de uva y a los recolectores de la flor de algodón, era una región próspera y con futuro. Los niños de la actualidad ni siquiera saben que esa región fue una de las más ricas del país, y sus ignorantes padres tampoco están enterados de NADA, si acaso del día que jugará el SANTOS y que se sentarán como zombies frente a su televisor, con varios six de cervezas para desgtañitarse hasta quedar mudos echando porras como enajenados a su equipillo favorito.
Esta es la Comarca de hoy en día: un viejo Torreón desmoronándose a pedazos, un Gómez Palacio sucio, chato y feísimo y un Lerdo por el que no se puede ni siquiera caminar unas cuadras sin el peligro de recibir una bala entre ceja y ceja. Y todo este desolador panorama, cubierto de un polvo que se mete hasta en los pensamientos. A eso de las nueve de la noche, no hay un valiente que quiera andar por la calle o asistir a un antro, como dicen los chavos. Allá nada más campea la violencia, el robo, la prostitución, la pendejez supina y la ignorancia absoluta.
Pero también campean otras cosas... en toda la Comarca sólo venden las tiendas Copel, como aquí en el D. F. las tiendas Electra; tiendas en donde pueden ustedes encontrar todo, menos CALIDAD; donde se paga en abonos chiquitos y se deja la vida entera en el intento de finiquitar una cuenta eterna, que encarece hasta el colmo más obsceno, cualquier baratija que los pobres quieran llevar a su casa, mientras los dueños de esas empresas se hacen cada vez más ricos, sin que sientan nunca que es suficiente. ¿Quién se va a cansar nunca de estafar a los demás? Mientras sus arcas se llenen cada día más, mejor para extenderse hasta el último rincón de este desahuciado país.
Las tres veces que salí (por absoluta necesidad), tuve que correr por mi vida, ya que sólo a unas cuadras, las tres veces -y eso a plena luz del día-, estuve a punto de atravesar un fuego cruzado entre ZETAS y la policía de Durango y Coahuila, los dos desventurados Estados a los que pertenecen estas tres ciudades ¡Aunque ustedes no puedan creerlo! Y como los mexicanos son incapaces de hacer equipo para nada, presencié también cómo la gente entra a las cadenas de supermercados a comer, sí, como lo leen, no a robar, y mucho menos en bola, sino a comer, debido al hambre que campea por toda la nación. Un jugo allí, un gansito allá, un poco de jamón por acá...los envases vacíos llenan todos los anaqueles de todos los supermercados de la Comarca, y la merma por tal causa, alcanza cifras millonarias, lo que lleva a los empresarios a prescindir de trabajadores y el desempleo es criminal. No se está construyendo nada, lo que había se está cayendo y toda la antes bellísima Comarca, se está convirtiendo en zona fantasma, me da la impresión de que hasta las cucarachas están emigrando.
En cualquier otro país, la gente se une y toma por asalto las tiendas, aquí en México, no se confía ni en nuestras sombras, además de la proverbial cobardía que nos distingue, así, que el robo hormiga es el que prevalece. Aquí, en la capital, no se siente la misma situación, al menos, no en la colonia donde yo vivo; la mal llamada provincia es otra cosa, una tierra sin ley ni esperanza. ¿Y nuestro Gobierno? ocupado en prepararse para las próximas elecciones ¡Háganme el favor! Antes comenzaban un año antes, hoy, empiezan precisamente el día que el presidente o gobernador en turno toma posesión de su cargo ¡Y todo el mundo tan tranquilo! Claro, mientras nadie les raye su carrito, les secuestren a un hijo, o les corten el cable, y el monopolio televisivo siga hablando del próximo mundial de futbol, aquí no pasa nada. ¿De qué chingado país estoy hablando?